Se ha producido un error en este gadget.

Sumérgete en la esceNYa, suscríbete, comenta, sugiere, critica o dale de comer a los peces

¿What is goin on in New York?
a lot...

These are just a few toughts about a few of the many things I get to see...

¿Qué está pasando en Nueva York?
Un montón de cosas... Esto es sólo una probadita de lo que alcanzo a ver y lo que pienso.


lunes, 12 de abril de 2010

LIPSYNCH de ROBERT LEPAGE en el BAM




Sucedió en el BAM, en el marco del festival NEXT WAVE antes de la creación de este blog, una de mis primeras exploraciones esceNYcas ...

He visto obras de dos horas que parecen de 4, de 3 horas que parecen de 6, de 4 horas que parecen de 4; esta obra duraba casi 9... ¿De cuantas me iba a parecer?
Eso me preguntaba mientras iba cruzando el puente de Brooklyn para ir a ver








No sabía muy bien qué esperar, había escuchado sobre la legendaria "Trilogía del dragón" y de "The far side of the moon" había escuchado maravillas pero esté sería mi primer espectáculo de Lepage, mi única referencia real hasta el momento era

que no es precisamente teatro sino un colosal espectáculo del Cirque du Solei en La Vegas.


Teníamos la opción de ver la obra en tres sesiones o ver la versión maratónica de casi nueve horas continuas, nosotros preferimos esto último.



A diferencia de lo que pasa en Broadway, el público del BAM no está conformado en su mayoría por turistas ingenuotes; en la Academia de Música de Brooklyn, todos dan la impresión de ser artistas o intelectuales neoyorquinos o algún otro tipo de público conocedor; no sé si lo sean, pero de eso tienen cara; lo que quiero decir es que en el BAM a veces flota un tufillo a snobismo; sin embargo en esta ocasión la gente se veía relajada, de buen humor, dispuesta a pasarla bien, algunos incluso llevaban sus tupperwares con el lunch.



Se apagaron las luces del




Empezó la función. ¿Qué es eso? ¿Una cantante de ópera cantando sobre el techo de un avión? , la imagen auguraba una estupenda velada.



Lipsynch comienza cuando esta cantante escucha llorar a un niño en un avión y descubre que la madre está muerta, la mujer entonces lo adopta, el niño crece, se rebela y se va con el deseo de convertirse en cineasta, vemos después como la vida de estos personajes se va entretejiendo, a veces de manera sutil, a veces de forma directa con las de otros personajes con sus propios dramas.



La dramaturgia de esta exploración sobre la voz, el lenguaje y la comunicación es de Lepage con colaboración de Marie Gignac y los 9 elementos del reparto.



El tiempo se fue pasando a una velocidad normal, de vez en cuando presenciábamos momentos mágicos y nos ibamos adentrando en la historias de estos nueve personajes.





Aunque la obra no profundiza demasiado en ninguno de los temas que toca, nos brinda algunas imágenes alucinantes y momentos de magia pura como aquel donde a través de el video y una serie de objetos amorfos se construyen elementos virtuales de escenografía.




Hay escenas que podrían ser pequeñas piezas en sí mismas como aquella de la librería bajo la nieve, hay escenas que de plano no entendí y hay otras a las que no les encontré sentido.
Digamos que de las nueve horas de la obra, una fue de genialidad pura, dos de teatro de altísima calidad y dos más de muy buenas imágenes, buen teatro aunque con poca progresión dramática.

y de las cuatros horas sobrantes, una y media completa se fue en los recesos y las otras dos y media me las pude haber ahorrado, aunque no las sufrí; de hecho la experiencia en general fue fantástica, un día festivo, la mayoría del público la pasamos bien, hubo cuatro intermedios, tomamos café, platicamos, algunos hicieron pic nic en el piso, hubo una pausa larga para comer, fuimos por unas hamburguesas, regresamos para el final, una experiencia para auténticos amantes del teatro.




Mi reflexión como creador escénico: Al hacer esta entrada leí críticas muy severas y también leí comentarios de personas que afirmaban que ver este espectáculo les había cambiado la vida. Más allá del absoluto relativismo de las cosas, ¿Cuál es la verdad? Me pregunto si ver tanto teatro contamina mi capacidad de asombro o si realmente mi gusto se va educando, si busco continuamente algo que me mueva de una manera diferente, me vuelvo exigente. No quiero ser alguien que se conforma con cualquier cosa, pero tampoco un snob pedante pelmazo petulante.


No hay comentarios: