Se ha producido un error en este gadget.

Sumérgete en la esceNYa, suscríbete, comenta, sugiere, critica o dale de comer a los peces

¿What is goin on in New York?
a lot...

These are just a few toughts about a few of the many things I get to see...

¿Qué está pasando en Nueva York?
Un montón de cosas... Esto es sólo una probadita de lo que alcanzo a ver y lo que pienso.


domingo, 31 de enero de 2010

Boing de mango y el principio de la incertidumbre, cero actores...

1 febrero 2010



El plan era ir a comer y luego lanzarnos al Performance Space 122 a ver la famosa obra sin actores, salimos abrigados hasta los dientes, estábamos a - 7º
Fuimos a comer a Rosa Mexicano porque a G le dejaron de tarea hacer una crítica de un restaurante latinoamericano para su clase de español; Qué delicia volver a probar el Boing de mango


El guacamole no está nada pero nada mal, lo chistoso es que en este lugar es la especialidad de la casa, cuando pides guacamole llega un mesero todo parsimonioso empujando un carrito con aguacates, cebolla, chiles, cilantro, sal y no sé que más y te prepara en tu mesa el guacamole con mucho arte como cuando en otros restaurantes te hacen en tu mesa la ensalada Cesar o un café flameado o demás platillos "muy acá" ¡Pero es un gacamole! ES SÓLO GUACAMOLE, RELÁJENSE... Total que antes del postre salimos volando porque se hacía tarde, G se quedó en el restaurant haciendo la tarea. (comiéndose su cheescake y además un pingüino de chocolate de cortesía)

NO alcanzamos a llegar al TEATRO, así que caminamos por el East Village, uno de los vecindarios favoritos de A, caminamos sin rumbo fijo hasta que una librería pispireta nos cerró el ojo, entramos a St Mark'Bookshop a pasar el rato,


sonaba una música muy cool que nos llamó la atención, irónicamente la banda se llama "X"


entre los libros que hojeamos están: The americans de Robert Frank, un fantasticodesoladorelocuente libro de fotografías que recientemente estuvieron expuestas en


Wall and Piece de Banksy, (siempre que lo veo en alguna librería no puedo evitar hojearlo, aunque ya me lo sé de memoria)

Uno que no me acuerdo como se llama sobre la escena Neoyorkina del rock y el arte en los 60's 70's y 80's, el nuevo libro de Patti Smith: Just Kids...

También había en la caja varios libros de J.D Salinger... y recordé que Pepe Micky había puesto algo en su Facebook sobre su muerte... debo leer algo de él, hice una nota mental que mandé a mi desordenado archivo de futuras lecturas, ese archivo es un cuarto oscuro con telarañas y libros con nombres borrosos unos y otros olvidados en un rincón, ahí están ya perdiendo la esperanza, Ulysses, el Quijote y En busca del tiempo perdido... aguanten ahí... tengan paciencia...

Pero el ganador fue:



Un libro delicioso de María Kalman




Qué pueo decirte? Darse cuenta de que TODOS (Tú, Yo) vamos a morir...
... y acudir a la incredulidad....
¿No es esa la premisa central de TODO?

(y aquí hay una pintura de un conejo con calcetines a rayas y zapatos)

...hace que me que me quede congelada
Una docena de veces al día, ¿crees que me quedo congelada?
No, salgo disparada a la acción, encuentro distracciones con significado....

¿Qué les digo?, compramos el libro y ahora que termine de escribir esto aproximádamente a las 12:40 de la noche, voy a seguir hojeándolo...



el nombre del libro es prestado de un principio de la física cuántica,



Once and for all we are going to tell you who we are, so shut up and listen...






En el marco del festival Under the Radar



De una vez por todas vamos a decirte quienes somos así que cállate la boca y escucha...


16 de enero

A Gabino le fascinó este espectáculo original de KOPERGIETERY Theatre de Bélgica especializado en hacer teatro por jóvenes y para jóvenes, conociéndolo a él y a su trabajo con Lagartijas Tiradas al Sol no dudé que sería interesante, no sabía qué tanto... Es un espectáculo interpretado únicamente por adolescentes; teniendo uno en casa, le insistí para que me acompañara, no me extrañó que me dijera que le daba flojera... lo detesté por ser un adolescente apático y me fui sin él.

LLegué temprano a The New 42nd St, teatro asociado a The New Victory como un adulto amargado y me senté afuera de la sala, mientras esperaba a que se abrieran las puertas, escuchaba como adentro los jóvenes intérpretes se preparaban para empezar con música electrónica a todo volumen, la expectativa era alta en todo el público, aunque se sabía que habían sido la sensación del festival de Edimburgo el año anterior, también corrían algunos rumores de que algunas personas se habían salido del teatro.

No había pasado un minuto y ya nos tenían a todos en la bolsa, muy pronto fuimos seducidos por su energía vital, su belleza, gracia y torpeza, juventud e impertinencia.


Lo dicen ellos mismos en el programa de mano:

  • Vamos a hacer una obra sobre adolescentes que sienten que son mucho más que adolescentes.
  • Vamos a hacer una obra sobre el absoluto caos en nuestras cabezas, la necesidad de ir demasiado lejos.
  • Vamos a romper las barreras que dividen lo que somos adentro y fuera del escenario.
  • Vamos a actualizar la definición de pubertad.
  • Te vamos a colmar los nervios, pero para variar vas a entender por qué.
  • Vamos a hacer que cualquier otra pieza de arte sobre adolescentes parezca superficial.
  • Vas a pensar que somos supercool.

No se equivocan en ninguna de sus afirmaciones.




No te puedo contar qué pasa, parece que no pasa nada y pasa todo, pero si quieres ver un trailer de la puesta haz click aquí si quieres leer algo más sobre la obra haz click acá

El final es poderoso, me conmovió enormemente e hizo que se me enchinara la piel.

Mi reflexión como creador escénico: Estar en escena debería ser tan gozoso como evidentemente lo es para estos niños. También en mí debe estar siempre la necesidad de ir más lejos.


Lo malo de todo esto: Dentro de muy poco tiempo el elenco se graduará de High school, se separarán y dejarán de hacer la obra.





sábado, 30 de enero de 2010

The wind-up bird chronicle




12 de enero 2010

Mi amigo Ramiro me cae bien, a pesar de estar un solo día de visita en la ciudad, decide dividir su tiempo de la siguiente manera: de 9:00 am a 1:00 pm caminata típica de turistas por Downtown, de 1:00 a 4:00 pm en The Housing Works, librería de la calle Crosby que después de The Strand, es mi favorita de N.Y. Después de tomarnos un par de cafés y cargando algunos libros nos vamos a The Public Theatre para comprar los boletos de Invisible Atom que veremos a las 9:00 pm, pero Ramiro no se conforma con una obra de teatro al día, antes, a las 6:00 pm veremos en el Ohio Theatre

The wind-up bird chronicle

o

"Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" basada en la novela homónima de Haruki Murakami

Mi interés en esta puesta surgió a raíz que Andrés Montiel, talentoso y culto colega me recomendó la novela, así que la compré, en una edición igualita a esta

la leí y cuando resultó que existía una adaptación a la escena que se estaría presentando dentro del festival Under the Radar, inmediatamente tuve curiosidad de ver cómo habrían hecho para adaptar ese librototote al teatro.

Definir con exactitud de qué se trata me llevaría muchísimo tiempo/espacio así que traduciré parte de lo que leí en el programa de mano:

"Es a la vez una surreal historia de detectives, el recuento de un matrimonio desintegrándose y secretos de la segunda guerra mundial desenterrados..."

Crónica... Es sin lugar a dudas una de las mejores experiencias de teatro multimedia a las que he asistido; muchas veces, los diversos elementos o lenguajes actúan en contra del todo y en vez de lograrse la unidad, terminan siendo un amasijo de cosas pegadas con plastilina corriente que no pertenecen ni al teatro ni al cine ni al guiñol, ni al teatro de sombras, etc.

The wind-up bird chronicle nos presenta magistralmente todos esos elementos y más, tristemente la parte débil de este montaje es el teatro, a pesar de contar con tres o cuatro excelentes actores, los dos principales son más bien malones, tiesos, grises, desangelados.


Mención aparte merece Bora Yoon , qué digo mención aparte, merece mención honorífica, una larga ovación de pie, un monumento; Yoon fue la encargada de componer e interpretar en vivo el track sonoro valiéndose de muy diversos elementos: un tornamesa, una pecera, su voz, un micrófono, un metrónomo, radio de onda corta, pedazos de velcro, etc. Una artista en toda la extensión de la palabra. Verla trabajar es un agasajo. Todo artista dedicado a musicalizar los que sea, debería echarle un ojo y una oreja, seguramente resultará un ejercicio inspirador.


Bora Yoon se ha presentado con su propio espectáculo en el BAM y en el Lincon Centre, ha aparecido en diferentes publicaciones como el Wall Street Journal y The Wire Magazine y ha obtenido diversos reconocimientos por sus inovaciones musicales.

(si quieres escucharla haz click aquí)



Stephen Earnhart, director de la puesta, cuenta que cada vez que iba a Japón, alguna persona le recomendaba leer algo de Murakami y cuando lo hizo, se enamoró a tal grado de Crónica... que decidió adaptarla al teatro; ignorante de la celebridad mundial de Murakami, le pidió una entrevista y se le presentó con una botella de whisky y una idea, a partir de entonces todo fluyó.

Aunque la empresa era titánica, el equipo sale bien librado pero lo que quedará en mi memoria por mucho tiempo es la actuación de la fantástica Bora Yoon quien para mí fue la verdadera ave que esa noche le dio cuerda al mundo.



Mi reflexión como creador escénico: Si alguna vez pretendiera hacer o participar en un espectáculo multimedia o multidisciplinario, debo tener claro que no basta decir un texto en un micrófono mientras alguien me proyecta un video en la camiseta.


Si quieres saber más acerca de este montaje haz click aquí

Invisible Atom



12 de enero del 2010

En el marco del festival
Under the Radar

Ramiro, mi amigo y huésped por un día y yo salimos corriendo del Ohio Theatre, acabamos de ver Crónica del Pájaro que le da Cuerda al Mundo, empezó a las 6:00 P.M., debería haber durado menos de dos horas pero el intermedio se alargó, así que después de aplaudir y decirle a Bora Yoon a la salida: Hey! you are great! a toda prisa nos metemos al metro, nos salimos en Astor Place y caminamos por Lafayette street hasta el 425, número donde se encuentra The Public Theatre,




Llegamos justo a tiempo para ver




Es un unipersonal donde el joven actor Anthony Black presenta un impecable espectáculo en el que bajo la acertada dirección de Ann-Marie Kerr comenzó a trabajar en el 2004; los años de apasionada entrega de 2B Theatre Company en cada aspecto de la minimalista producción y del propio actor se notan en la precisión milimétrica de sus movimientos, en los cambios de personajes que hace ágilmente, en la iluminación, el track sonoro, etc.

El actor es también escritor de este inteligente monólogo, que es a la vez de un elevado nivel intelectual, divertido y doloroso; nos cuenta la historia de Atom, un próspero trabajador de Wall Street cuyo universo material, intelectual y moral se ve literalmente derrumbado después del 9/11. Presenciamos la lucha de un hombre presa de la angustia, último descendiente de un linaje de bastardos, para salir adelante después de la tragedia, sin embargo la verdadera catástrofe es darse cuenta que en este mundo no es posible dar un gran salto adelante sin llevarse entre las patas a muchos.

Mi reflexión como creador escénico: Incluso tratándose de un unipersonal, el teatro es un arte colectivo que sólo alcanza un nivel de perfección cuando se es riguroso en todos los aspectos que lo conforman. Tener algo que decir y decirlo con maestría.

Lo mejor de la experiencia: Estaba en la primera fila, pagué un boleto de 15 dólares para ver un trabajo excelente y además fui acompañado de un buen amigo.

Lo malo de la experiencia: una fila atrás roncaba un individuo que, o estaba muy cansado de su jornada, o de plano no compartió mi opinión sobre el trabajo.

Si quieres ver un clip de Invisible Atom haz cilck aquí , si quieres leer algo más de Invisible Atom mejor haz click aquí


viernes, 29 de enero de 2010

A View from the Bridge



Sucedió el 28 de diciembre del 2009


A la hora de abrir los regalos de navidad, los míos fueron 1) el disco "I told you I was freaky" que es el soundtrack de la temporada 2 de The Flight of the Conchords (si no los conoces, es imperativo que hagas click en el link con su nombre, conócelos, vívelos, gózalos, llora porque sólo hay dos temporadas) y 2) un sobre que contenía un recorte del Time Out parecido a esto:




Era un vale canjeable por un boleto para ver a Scarlett Johanson en Panorama desde el Puente el 28 de diciembre; afortunadamente no resultó ser una broma del día de los inocentes.

Sí, sí, es una obra maestra de Arthur Miller, hace algunos años actué en ella en mi natal Guadalajara, guardo recuerdos muy gratos, etc. pero mi objetivo principal era contemplar a Scarlett Johanson desde la tercera fila, no tenía ninguna expectativa de la puesta en escena, la mera palabra Broadway me causa desconfianza.
El vestuario respetaba meticulosamente la época, una época en la que Scarlett Johanson y su personaje llevarían la falda abajo de las rodillas y el escote más arriba de lo que quisiera el espectador masculino promedio.

Todo cambió a los pocos minutos, toda la fuerza de Edie Carbone, el tío celoso y sobreprotector se hizo presente: Me quito el sombrero ante Liev Schreiber, quién de ahora en adelante no será para mí únicamente el hermano malo de Wolverine: Mucha fuerza, mucho estar en conflicto, mucho relacionarse con su partener, mucha intuición, mucha furia contenida, mucha explosión en el momento adecuado, mucho actor, pues.

Scarlett Johanson sale airosa de su debut en Broadway, los pucheros que le funcionan tan bien en cine los intenta en el teatro y causan el efecto solo a medias, pero está bien plantada y al menos yo no noté ningún afán protagónico.

Liev Schreiber es quien merecidamente se lleva las palmas, el resto del elenco, sin estar mal, no causó honda impresión en mí.

4 datos que hasta hace poco ignoraba sobre Liev Schreiber:

  • Tiene un "Degree" en Semiótica Teatral por la Universidad de Hampshire
  • Estudió interpretación en Yale y en la Royal Academy of Dramatic Arts
  • Dirigió la magnífica película "Everything is iluminated" protagonizada por Elijah Wood
  • En el 2005 ganó un premio Tony por su actuación en Glengarry Glenrose



¿Qué puedo decir de la puesta en escena? Muy conservadora, muy tradicional, muy limpia muy correcta, muy Broadway, pues.

¿Y del texto de Miller? Se dice que Miller escuchó la anécdota de la obra de boca de un trabajador de los muelles que se la contó como si fuera una historia verdadera.

Para que sepas exactamente de qué se trata, usa el link que te dejo, si no la has leído, te lo recomiendo ampliamente.


Mi reflexión como creador escénico: Cuando crezca quiero ser como Liev Scrieber o Aún en Broadway se cuecen habas o Los prejuicios nos causan perjuicios.


Precaución, Actor explorando la esceNYa...

esceNYa es un work in progress...

Primera etapa:


Actor explorando la escena.... Próximamente:

Scarlett Johanson desde la tercera fila...

Bob Dylan en Harlem...

Bruce Springsteen en el Madison Square...

Sam Shepard canta a dúo con Patti Smith....

No Kiss from Gene Simons...

Una plática con Bob Wilson en el BAM...

Una puesta en escena sin actores....

ETC...

Agradezco tus comentarios, estos hacen crecer mi proyecto....






Romeo and Juliet


Esto sucedió el 8 de enero de este año del señor 2010

Estaba cómodamente revisando mis mensajes de facebook cuando recibí uno de Gabino diciéndome que vendría a NY a hacer una película, así que días después, en lugar de encontrarnos en un café o en mi departamento me propuso citarnos en el teatro para ver Romeo y Julieta, _O.K , le dije _Dime dónde es _Es en The Kitchen, me dijo, _En Hell’s Kitchen? _No, así se llama el teatro, The Kitchen está en 512 West 19th Street, New York, NY 10011 es un espacio para propuestas independientes bastante interesante, yo no lo sabía en ese momento, pero conociendo a Gabino supuse que veríamos algo más bien alternativo, no me equivoqué.

Nos vimos una hora antes de la hora de la función y los boletos estaban agotados, sin embargo seríamos los segundos en la lista de espera así que una vez apuntados nos fuimos a no sé que café donde Tom Waits había filmado no sé qué cosa, Gabino se tomó una sopa y yo un capuchino, terminando nos fuimos corriendo para recibir la noticia de que la suerte estaba de nuestro lado.

Romeo y Julieta es una obra que todos conocemos, al menos eso creemos, si alguien nos pidiera que contáramos de qué se trata, ¿podríamos hacerlo, que tan precisos seríamos? La compañía Nature Theatre of Oklahoma (No son de Oklahoma, no señor, el nombre lo tomaron prestado del último capítulo de la novela América de Franz Kafka) nos trajo un montaje basado en nueve llamadas telefónicas que hicieron a colegas, amigos y familiares en las que les pidieron que les contaran la historia de los amantes de Verona, esas llamadas quedaron grabadas y después, sin modificación alguna, llegaron a ser el texto de la obra, es difícil llamarlo texto porque jamás fue escrito o impreso, paso directamente del emisor, al teléfono con el dispositivo de grabación y después directamente al oído de los actores con la ayuda de un audífono, los actores no lo memorizaron a priori, si lo llegaron a memorizar fue a consecuencia de las repeticiones a lo largo de sus presentaciones.

Anne Gridley y Robert M. Johanson son los actores que por turnos nos retransmiten e interpretan cada una de las llamadas, de manera que, por ejemplo, el actor comienza a recitar de manera grandilocuente con un estilo que nos recuerda a la mismísima Royal Shakespeare Company: _ ¿Qué? Romeo y Julieta, déjame ver, la leí en secundaria, es Julieta Capuleto o al revés, no me acuerdo, no importa, el punto es que las dos familias se odian, no me acuerdo por qué y Julieta tiene como 13 años y Romeo también pero probablemente ya se pasaba todo el tiempo masturbándose…. El resultado es un ejercicio lúdico que al principio desconcierta y sorprende, nos arranca algunas carcajadas, nos pone en buena disposición y evidencia la inconsistencia de nuestra memoria, sin embargo la repetición de la misma fórmula nueve veces nos deja claro que básicamente hay cosas en las que todos están se acuerdo y el experimento podría ser un poco cansado si no fuera porque lo que se vuelve entonces interesante es qué tanto puede alguien alejarse sin querer del tema que está tratando y cómo salen a relucir a la menor provocación los pensamientos que nos ocupan y los demonios de nuestro subconsciente, alguno incluso se alejó tanto que de plano llegó hasta el 9/11

Si quieres saber algo más sobre esta puesta visita:

http://www.newyorker.com/arts/critics/theatre/2010/01/11/100111crth_theatre_als

Mi reflexión como creador escénico: Es posible utilizar elementos tecnológicos, tradicionalmente ajenos al teatro y hacerlos funcionar en favor de un resultado novedoso e interesante.


L' Effet de Serge


En el marco del festival Under the Radar

L' Effet de Serge

Lo mejor del festival!

Un espectáculo de sencillez abrumadora y torpe belleza.

A cinco cuadras de mi casa aproximadamente, para ser exacto en el 3LD Art & Tecnology center 80 Grenwich Street se llevaba a cabo cada noche una verdadera obra de arte y yo no tenía la menor idea.

Una Obra de Vivarium Studio en Francia concebida, diseñada y dirigida por Philippe Quesne, ( En mi enorme ignorancia no conocía su prestigio internacional, Philippe Quense es autor de la aclamada “Melancolía de los dragones”)

actuada por Gaëtan Vourc’h, que fue como una bofetada a mi actoralidad, una llamada de atención a mi molicie, un regaño cariñoso y una experiencia inolvidable.

La premisa no podría ser más sencilla: Los domingos por la tarde Serge crea pequeños espectáculos de un par de minutos utilizando efectos especiales elementales para un número de espectadores tan reducido que se cuentan con una sola mano y sobran dedos. Uno de sus espectáculos consiste por ejemplo en un foco que prende y apaga montado en un carrito de control remoto que gira al rededor de un espectador al compás de una pieza específica de música clásica. Eso es todo, suficiente para dejarte sin aliento, es imposible no amarlo.

Dice el programa de mano acertadamente, es drama en pequeña escala, Serge se concentra en su propio universo, nos hace evidente la futilidad implícita en nuestros rituales cotidianos y al mismo tiempo encuentra y expone el placer y la necesidad de estos rituales, Serge es un hombre que encuentra lo sublime en lo trivial.

Mi reflexión personal como creador escénico: Hay obras que nos dejan un buen sabor de boca, otras nos entusiasman un poco, pero unas muy contadas nos dicen: mira qué sencillo era tocar el cielo…

Si quieres saber más de L’Effect d Serge aquí están los siguientes enlaces:

http://theater.nytimes.com/2010/01/12/theater/reviews/12leffet.html

http://thatsoundscool.blogspot.com/2010/01/under-radar-festival-leffet-de-serge.html

The word begins



En el marco del festival Under the Radar

Como casi siempre, voy corriendo, se me congelan los cachetes con este invierno neoyorquino, llego a "The Public Theatre" en Lafayette 425 una hora antes de la función, ya no hay boletos, me apunto en una lista de espera, no llevo ningún libro pero encuentro para pasar el rato un ejemplar de The Onion, un excelente periódico artístico/humorístico de circulación considerable, soy nuevo en la ciudad, no sé como funciona esto así que le pregunto a 5 personas diferentes en dónde me van a llamar o dónde tengo que esperar, obtengo 5 respuestas distintas, estoy a las vivas, una hora después oigo mi nombre, lo logré.


The Word begins.


Dos actores en escena que a través de una mezcla de poesía, hip hop, sketches cómicos y teatro realizan un viaje de aproximadamente una hora haciendo paradas en los puntos más álgidos de la cultura norteamericana, el racismo, la religión, las relaciones, etc.

Sería ocioso tratar de analizar esta experiencia como si se tratase de una obra de teatro. Estamos simplemente ante dos actores bien entrenados que tienen algo que decir y lo dicen a través de un texto original que rapean/recitan a voz en cuello a veces, actúan otras, y cantan otras más.

Los actores Steve Conell y Sekou (Tha misfit) han ganado varios premios en diversos concursos de poesía, festivales de teatro y la palabra y se han presentado en numerosos escenarios del mundo. La intención del espectáculo es clara: Propagar la palabra: _Antes de dejar este mundo crea una obra maestra, haz algo que haga que tu paso por este mundo haya valido la pena.

En este mundo donde somos manipulados por la religión, el gobierno, los medios de comunicación, etc. hay espacio para la poesía.

Dejemos de odiarnos por nuestras diferencias y apreciemos nuestras semejanzas. Si se va con la disposición correcta, al salir del teatro uno se sentirá de buen humor, motivado, inspirado. No se pretende nada más pero, ¿acaso no es eso suficiente?

El montaje requiere de mínimos elementos de producción, lo único imprescindible es la palabra, podríamos escuchar a los dos actores con los ojos cerrados y aún así el mensaje pasaría.

El discurso (speech) lleva un ritmo preciso, esa cadencia hace la obra, se pretende dar a veces una sensación de espontaneidad, pero la realidad es que esta es sacrificada en favor de la precisión, los dos actores se entienden bien, llevan años trabajando juntos y tienen aprendida la obra como se aprende una canción, con su métrica, timbre y entonación precisa.


Mi reflexión personal como creador escenico: Está bien no tenerle miedo al mensaje, se puede ser claro respecto a lo que se quiere decir, no pretendo decir que toda puesta en escena deba obviar su discurso, sin embargo el montaje puede tener como principal objetivo hacerte llegar un mensaje y aún así resultar divertida, interesante, entretenida e incluso inspiradora. Se reafirma la idea de que si hay rigor y talento en los actores y la puesta, los elementos externos son meramente complementarios.


En mis ñeras palabras: Chido el coto chorero de esos vatos dicharacheros....

Para más información sobre The word begins visita su página oficial en:

http://www.thewordbegins.com/



Bienvenidos

Este es mi proyecto de exploración escénica en Nueva York....
Estas son a la vez las crónicas de Vega en la ciudad que nunca duerme...

Bienvenidas y bienvenidos...